Guía definitiva para dejar de llegar tarde a todos tus compromisos

Guía definitiva para dejar de llegar tarde a todos tus compromisos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Llegar tarde a tus citas, reuniones y demás compromisos puede ser asumido como una falta de respeto. ¿Cómo ser más puntual? ¡Descúbrelo!

La impuntualidad se puede convertir en un verdadero problema, tanto en ámbitos laborales como académicos y personales. Si bien hay muchos factores que pueden explicar esta situación, en las demás personas puede reflejar falta de organización y de compromiso. ¿Te has preguntado cómo dejar de llegar tarde?

Sin importar si solo son «cinco minutos» de retraso —o más que eso—, hay que tener presente que no todos están dispuestos a esperar. Muchas oportunidades se pueden escapar por no corregir este comportamiento. Por eso, a continuación te contamos por qué puede darse y cómo ser más puntual de ahora en adelante.

¿Cuáles son las causas de llegar tarde a todo?

El hábito de llegar tarde a los compromisos puede asumirse como una falta de responsabilidad y de respeto. La situación es aún peor cuando la persona hace parte de un equipo u organización, y es determinante para la toma de decisiones.

Aunque a veces obedece a motivos de fuerza mayor, como un imprevisto familiar, cuestiones de tráfico o inclemencias del tiempo, para muchos no es más que una mala costumbre que se ha adquirido con el tiempo. Pero, ¿a qué se debe?

Hay varias razones que pueden explicarlo:

  • Falta de organización: tener dificultades para organizar y planificar las tareas puede afectar el uso óptimo del tiempo. A veces, esto ocurre porque tienes demasiado optimismo respecto a la facilidad que te tomará realizar determinada actividad o labor.
  • Incapacidad para decir «no» a los compromisos: asociado al punto anterior, decir que sí a múltiples compromisos puede ser el motivo de la impuntualidad. En ocasiones, se programa uno muy seguido del otro, lo que dificulta ser puntuales.
  • Ansiedad o evitación: vinculado con la insatisfacción, puede que quieras evitar ciertas situaciones o personas. Tal vez te sientas intimidado, preocupado o sin suficientes habilidades para enfrentarlo.
  • Habilidades sociales deficientes: la falta de inteligencia emocional puede impedirte ver cómo la tardanza afecta la vida de los demás. En este caso, puede que no lo asumas como un problema y la conducta esté normalizada.
  • Juego de poder: algunas personas emplean la tardanza para demostrar que son más importantes o poderosos que los demás. Hacer esperar a otros es una manera de impulsar su ego.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): padecer este problema impide recordar los compromisos o centrar la atención en estos.

Cómo ser más puntual: 7 consejos claves para dejar de llegar tarde

Si lo que buscas es dejar de llegar tarde a tus compromisos, debes partir del reconocimiento de tu problema. Aceptar que la impuntualidad te está generando conflictos en diversos ámbitos es determinante para implementar las posibles soluciones. Una vez lo hagas, puedes aplicar los siguientes consejos.

1. Sé consciente sobre el tiempo

Hacerse consciente sobre el tiempo es tener en cuenta que no solo es el propio, sino también el de los demás. En este sentido, debes procurar dejar a un lado el optimismo respecto a lo que tardas llegando a algún sitio o realizando algunas tareas.

Procura agregar, como mínimo, 15 minutos más al horario que tienes estimado. Si se trata de una entrevista de trabajo o algún evento relevante, que sean 30 minutos más. Considera que pueden presentarse imprevistos de por medio, ya sea por cuestiones de tráfico o por algo que no estaba en tus planes.

2. Utiliza calendarios y alarmas

Como complemento al punto anterior, emplea herramientas como los calendarios y las alarmas. Esto te permite gestionar mejor el tiempo que tienes para tus compromisos. Además, sirven como recordatorios en caso de que tengas la tendencia a olvidar las cosas.

Si quieres dejar de llegar tarde, programa dos alarmas. La primera para prepararte antes de salir, y otra con el tiempo suficiente para llegar un poco antes a la reunión o al evento.

3. Adelanta el reloj

Un verdadero clásico de los trucos para dejar de llegar tarde es adelantar el reloj 10 minutos o un poco más. Este método de «autoengaño» te permitirá llegar con anticipación a cualquier sitio, ya que tendrás la sensación de que tienes el tiempo justo.

Lo más interesante es que permite experimentar la satisfacción de llegar antes y no tener esa preocupación de la impuntualidad y sus consecuencias.

4. Evita procrastinar

La procrastinación es uno de los mayores enemigos de la puntualidad. Suele darse por las múltiples distracciones que se presentan a lo largo de la jornada. Ya sea regar las plantas, navegar en la web, revisar las redes sociales, entre otros; hay muchas actividades que pueden restar tiempo para llegar puntual.

Para afrontar esto, la psicóloga clínica Becky Tilahun, a través de la web de la Clínica Cleveland, recomienda preguntarse por qué estás postergando las cosas y si te resultan difíciles o abrumadoras. Ciertas veces, esto supone una forma de evadir las obligaciones.

5. No te sobrecargues de tareas

Llenarse de responsabilidades y tareas es otra forma de caer en el optimismo que conduce a la impuntualidad. Si eres incapaz de establecer límites y decir «no» por creer que tendrás tiempo suficiente, probablemente acabarás incumpliendo, aunque no sea tu intención.

Si bien la multitarea se ha vuelto común, sobre todo en el ámbito laboral, lo cierto es que puede ser el motivo por el que llegas tarde. Así pues, procura organizar todo por orden de importancia y considerando el tiempo que puede abarcar.

6. Planifica desde la noche anterior

Una de las mejores estrategias para dejar de llegar tarde a cualquier evento es prepararse con anticipación. Y es que hay pequeñas actividades de la rutina que pueden influir en el retraso; por ejemplo, elegir los atuendos, llenar el tanque de gasolina o preparar alguna documentación.

Por eso, desde la noche anterior, antes de ir a la cama, puedes tratar de adelantar lo más que puedas. Plancha las prendas, deja listas las cosas para el desayuno y asegúrate de tener todo lo que necesitas a la vista. Al otro día no tendrás tanto afán y podrás llegar a tiempo.

7. Lleva un diario y apunta

Un diario es un recurso bastante útil cuando estás en la búsqueda de ser más puntual. En este puedes registrar las estimaciones de tiempo de las tareas más habituales (incluso las cotidianas), así como de los recorridos entre tu casa, tu lugar de trabajo y otros lugares que debes visitar.

Más allá de ayudarte a estimar, el diario te permite identificar patrones de por qué llegas tarde a ciertas cosas, pero a otras no. Aquí podrías estar identificando si tienes alguna conducta ansiosa o de evitación.

La puntualidad, una cualidad muy valorada

En estos tiempos en que todos tienen múltiples obligaciones por cumplir, ser puntuales se ha convertido en una cualidad bastante valorada en todos los contextos. Y aunque llegar tarde puede estar justificado en un caso, convertirlo en un patrón de comportamiento supone un verdadero problema.

La clave para superarlo está en reconocer por qué se producen los retrasos de forma constante. Una vez establecida la causa, se pueden adoptar varias estrategias para corregirlo. Aplicadas en el día a día, estas convierten la puntualidad en una buena costumbre.


Image
© 2024 RosarioMix. Todos los derechos reservados. Powered by Rosariomix