Relatos de domingos: Con los juegos no se juega

Y llegamos a Octubre.

Época de Conquistas y reconquistas tal cual dan fe el continente americano (nombre puesto en homenaje a Américo Vespucio, el real descubridor del mismo), Colombia (en referencia a Cristóbal Colón, el descubridor para Anteojito y Billiken), Bolivia (estado y sentimiento general de desprotección de todos los benditos habitantes de nuestro país luego de una nueva devaluación) y siguen las suscripciones. Podría trazar un paralelismo con el estado brasileño de Pelotas, pero aquí me quedo.

Debido al dilema de la hoja en blanco, andaba con ganas de hacer un resumen de todas las notas, algo así como hacen las series norteamericanas que en Diciembre siempre hacen un compendio de lo mejor y lo peor producido en ese año, hasta que mire el calendario y me di cuenta que faltan tres meses para esa situación…

¿Será el calor lo que me llevó a pensar en esa posibilidad?, ¿el hastío del confinamiento?, ¿la toma y usurpación de terrenos que siempre se produce en ese mes y se adelantó (ojo que todo Guernica tiene su Picasso)? ¿O, por último la increíble repetición de partidos por los canales deportivos que siempre se da los 24 y 31 del último mes del año?.

Nada de eso, simplemente la reiteración del “quedate en casa”, “cuidate vos, nos cuidamos todos”, “cada vez falta menos” y lemas así.

Es entonces que me pregunto dónde han quedado dos protagonistas, dibujitos ellos, de gran éxito en los años 90 y cultores de slogans y campañas exitosas contra las drogas, que podrían haber sido protagonistas excluyentes en estas publicidades actuales.

No estoy hablando de otros que Fleco y Male (a ésta altura, personas de riesgo), delgados dibujos de la época de  Fido Dido y del coloradito que hablaba como el muñequito de vívere, protagonista de “Mi familia es un dibujo”.

Con mis primitivos conocimientos de periodista nada pude averiguar de Fleco y Male, ninguna pista han dejado de su paradero actual.

Los más arriesgados dicen que están por Capilla del Monte, el páramo hippie, haciendo tartas de ricota para vender a los turistas y panes rellenos de vaya uno a saber que… Y lo peor, lo que todos imaginábamos y nadie se animó a gritar a los cuatros vientos… Fleco se quedó pelado. Tranquilo, las fuentes son confidenciales… hermano.

Fido Dido tiene una verdulería (y mucha panza, la adicción a la Seven Up regular con gas se paga) en Pavón Arriba (homenaje a la gaseosa tal vez).

Del muñeco de la serie, Dibu, hay noticias concretas. Está haciendo constantemente castings para diversos dibujos nacionales, sin demasiado suceso. El último fue para “Metegol” (año 2013), iba clavado de puntero escurridizo, sin dudas. Sus altos honorarios y los cambios constantes en las estrategias y tácticas del fútbol, donde los punteros han desaparecido para convertirse en carrileros, los dejaron con las ganas. Es algo así como el Gary Coleman criollo, siempre la misma altura, siempre los mismos chistes.

Con esta prolongación en estado de embriaguez (van 7 meses) del sentir primitivo del hombre (el encierro y la salida a cazar mamuts están permitidos), me he vuelto en un especialista de juegos de mesa como ya he comentado en algún otro relato y he llegado a desarrollar la teoría de que la clase política se basa en ellos para dictar las diversas normas o reglas semanales de convivencia.

“El Juego de la Vida”, es la Constitución Nacional para los políticos desde ésta etapa hacía acá.

“El Juego de la Oca”, vamos y venimos con las reglas y normas, abrimos, cerramos, atendemos detrás de la cortina metálica a medio abrir y así hasta el infinito…

“Operación”, hace rato que la lucecita roja se enciende en los Hospitales y Sanatorios, soplo que los chicos de cinco años si se asustan y les prestan atención.

Y el último, la frutillita del postre, el juego por antonomasia, “Pandemia”.

Con solo ver el dibujo de la caja ya me doy cuenta de qué se trata “un juego de diversión… contagiosa” reza el epígrafe que lo describe.

Hagamos un juego (valga la redundancia), situémonos en la época de la Segunda Guerra Mundial e imaginemos que el “TEG” se hubiera creado, desarrollado y jugado en plena contienda… ¿Ridículo no?

Señores a sus cosas, hay cosas con las que no se juega.

Pequeño paréntesis político para el ex diputado Ameri (el del “Tetagate”), lo que hizo no tiene sostén y sus compañeros actuaron de mala leche.

Menos mal que representaba a Salta, porque si era español seguro que hubiera nacido en Villapene.

Etiquetado como

 


Quienes somos

ROSARIOMIX medio digital que se perfila a ser el Portal Rosarino Diferente, con información dinámica y eficaz para sus miles de lectores que diariamente confían en este medio independiente. Llevamos más de 15 años online.

CONTACTO
Mail: [email protected] 
Whatsapp: wa.me/543416913577
Rosario, Argentina

Clima

Newsletter

Unite a nuestro newsletter