fbpx
Noviembre 18, 2019

Aspectos a tener en cuenta para trasplantar las plantas

Septiembre 08, 2019 0

Aunque no es difícil trasplantar una planta, es preciso hacerlo con el procedimiento correcto para que conserve todo si brillo y su vigor. Estos son algunos consejos para aplicar a las plantas recién compradas.

La tarea de trasplantar una planta que acabamos de comprar puede parecer sencilla pero, en realidad, no lo es tanto. Es necesario tomar en consideración algunas cosas antes de hacerlo.

El trasplante es algo que no es natural para las plantas y el cambio de recipiente significa para ellas un gran desgaste de energía. Tenemos que pensar que este paso no es necesario si estuvieran en su hábitat natural.

El trasplante representa para las plantas un cambio importante, y si no se hace bien puede debilitarlas. En algunos casos, este debilitamiento las afecta en gran medida y puede terminar con ellas sin remedio. A continuación, veremos algunas recomendaciones para trasplantar las plantas recién compradas.

Aspectos a tener en cuenta al trasplantar

La época del año

Materiales de jardinería y flores
Existen épocas más indicadas para algunos tipos de trasplante. De esta forma, facilitaremos la adaptación de la planta a su nuevo entorno.

Para trasplantar una planta que acabamos de comprar, ya sea a la tierra o a una maceta, no importa la época del año. Se puede hacer en cualquier momento, ya que la planta no sufrirá mucho. El trasplante puede ser inmediato.

Si el trasplante se realiza de la tierra a una maceta, la situación es diferente. De ser así, existe un daño en las raíces por lo que es necesario esperar a que la actividad vegetativa de la planta sea mínima. La mejor época del año para hacerlo es en invierno.

Si por el contrario el trasplante es desde una maceta a la tierra, es fundamental tomar en consideración el riego. Esto es particularmente importante en caso de que el trasplante se realice en verano. La planta debe recibir la cantidad de agua suficiente porque de lo contrario se secará muy fácilmente.

Elegir la maceta donde trasplantar

Uno de los aspectos más importantes al trasplantar las plantas es elegir bien la maceta. Una maceta demasiado pequeña será perjudicial para la planta, pero una demasiado grande también. En este último caso, la planta podría recibir demasiado riego, lo cual terminaría por matarla.

Es necesario observar el desarrollo de la planta y elegir una maceta que se adapte a su evolución, dejando siempre unos centímetros tanto en profundidad como a lo ancho. Del mismo modo, si se trata de una planta que aún es muy pequeña y va a crecer mucho, es preferible hacer dos o más trasplantes en función del tamaño.

En cuanto al material de la maceta, tanto las de barro como las de plástico tienen sus ventajas y desventajas. Las macetas de plástico tienen la gran ventaja de ser baratas y muy livianas, por lo que son fáciles de transportar.

Uno de los inconvenientes es que el sol, con el tiempo, puede debilitar el material y la maceta puede romperse. Otro problema de las macetas de plástico es que, al no ser un material poroso, el sistema radicular de la planta puede tener dificultades para enraizarse.

Las macetas de barro son muy resistentes y permiten que las raíces se desarrollen correctamente. También desde el punto de vista estético son, sin duda, mucho mejores que las de plástico. Su desventaja es que son más caras y que si se caen o se golpean se rompen.

La extracción de la planta

trasplantar una planta en un jardín
El momento de la extracción y la introducción en el nuevo ambiente serán los momentos más delicados del trasplante.

La extracción de la planta es la parte más delicada del trasplante, sobre todo si se está trasplantando de una maceta a otra. Es necesario sacar la planta con mucho cuidado para que la base de tierra que está alrededor de ella no se desmorone. Si esto llega a ocurrir, la adaptación de la planta a su nuevo recipiente puede resultar más difícil.

El riego es un elemento que contribuye mucho a facilitar esta tarea. Una vez que la tierra está bien mojada, se procede a golpear la maceta para ayudar a que la tierra se despegue de ella. Finalmente se toma la planta por el tallo principal o el tronco y extrae.

Introducción en la nueva maceta

Para introducir la planta en la nueva maceta es importante tratar de que esta quede bien en el centro, ni muy arriba ni muy abajo respecto del borde. Por último, se debe llenar la maceta con más sustrato, ejerciendo presión con el puño de la mano, para que la tierra vaya quedando compacta.

Es importante preparar el sustrato previamente, en función de los requerimientos de cada planta. Puede ser un elemento definitivo para la durabilidad en el tiempo.

© 2019 RosarioMix.com - Todos los derechos reservados