fbpx
Marzo 30, 2020

Estamos en una situación de incertidumbre e imprevisibilidad

Marzo 23, 2020 0

Rodolfo Di Pollina, presidente de Central, se refirió al impacto que está generando la pandemia del coronavirus en el club. "Son tiempos en que la crisis nos invita a replantear cosas", apuntó.

Analizó la situación con el marco reflexivo que lo caracteriza. Rodolfo Di Pollina comulga un bajo perfil mientras ejecuta y baja líneas contundentes a sus subalternos desde el importante rol que tiene como presidente de Central. Con la propagación del coronavirus haciendo estragos en todos los rincones, el titular canalla analizó sin filtros la realidad que envuelve al popular representativo de Arroyito. “Lo primero que debemos tener en cuenta es que estamos en una verdadera situación de incertidumbre e imprevisibilidad total porque no tenemos una claridad de cómo van a ser los próximos días en realidad”, se lamentó de arranque y sin titubear el mandamás auriazul. “Vamos a tratar de que el plantel superior pierda el menor ritmo físico. Por eso cada uno tiene una pauta establecida que viene siendo monitoreada a conciencia. A la vez buscaremos aprovechar la próxima semana para realizar junto al staff que nuclea a los juveniles diferentes capacitaciones por medio remoto”, apuntó luego con mayor optimismo y con el objetivo de optimizar el receso obligado por la pandemia.

   “Son tiempos a nivel dirigencial en los que hay que entender que así como estábamos trabajando, es decir con peleas continuas, las cosas no funcionan. Por eso es que todos somos un poco responsables de que la sociedad no esté bien. Creo que lo que está pasando en AFA, a lo que sumo la buena actitud del presidente de la nación Alberto Fernández de mostrarse junto al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Horacio Rodríguez Larreta) y demás gobernadores, son gestos de colaboración, de una mirada de apertura y de buscar acuerdos. Y eso es que lo estamos apuntando en el club, son tiempos donde la crisis nos invita a replantear cosas”, deslizó Di Pollina en una charla a fondo y variada con Ovación.

¿Cómo quedó parado Central con la problemática que desató el coronavirus?

La situación del club como todas las demás organizaciones, sean empresas, Estado y casi todas las instituciones del país, es de incertidumbre e imprevisibilidad total. Estamos en una delicada situación porque no sabemos realmente cómo serán los próximos días debido a que nadie puede descifrar cómo será el comportamiento del virus. Es decir, nadie puede garantizar que todo vuelva a la normalidad de acá a un mes. Tampoco hay señales a corto plazo que se pueda frenar esta pandemia. Todo el mundo en realidad está pendiente del avance científico porque es un mal que nuclea al planeta de manera literal. Nadie pensó en un panorama crítico así cuando se conoció el tema del coronavirus hace unos pocos meses.

¿Entonces?

Lo que hicimos a nivel institucional fue manejar diversos escenarios posibles. A la vez también aseguro que cualquiera de los escenarios le pega de lleno a la economía del club como también al normal desenvolvimiento de la institución.

¿Qué mecanismos están articulando desde lo dirigencial como para no sentir tanto el impacto a nivel económico y financiero?

Los que hicimos por el momento fue trazar varios escenarios. Central tiene tres ingresos importantes que nacen de la cuota societaria, el ingreso por los derechos de televisación y todo lo que envuelve a la venta de jugadores, que ya hicimos el mercado pero hay varios compromisos a cobrar en cuotas. Por lo tanto, estamos tratando de gestionar para que esos movimientos repercutan lo menos posible. No es una labor sencilla por el contexto que no podemos obviar ni esquivar, esa es la realidad. Sin embargo, estamos abocados de manera intensa a buscar variables para que la tesorería pueda seguir activa en el marco que todos conocemos. El plan es ese, pero a la vez sabemos que habrá algunas cuestiones que se nos escaparán por la incertidumbre que hay en torno a la pandemia, donde el fútbol no es ajeno a lo que sufren los países en toda su estructura interna y externa.

¿Coincidís que lo grave también es que este parate futbolístico pinta para que sea por un par de meses?

La realidad marca que no hay que descartar ningún posible escenario. Por eso remarco que habrá algunas cuestiones que se nos escaparán por la incertidumbre que hay. Sobre todo si esto se prolonga como muchos indican. Tanto a empresas y clubes se les irán cayendo los ingresos por obvias razones, y es ahí dónde deberemos poner el foco para generar otras alternativas viables.

¿Ya evidenciaron inconvenientes en la cadena de cobro y pagos?

Sí, la semana pasada ya se produjo un corte en la cadena de pago. Se agudizó con la cuarentena, que paralizó toda la economía básicamente. La realidad marca que a corto plazo se irá agudizando la problemática para percibir liquidez. Los clubes no están ajenos a lo que le sucede al país y empresas, sean grandes, medianas o chicas. Todas las cajas sufren. Por eso la idea es monitorear permanentemente cómo sigue el tema del virus hasta que esto vuelva a la normalidad, que ojalá sea lo antes posible, pese a que es un deseo más que un posible marco de realidad.

¿Cómo harán entonces para abonar en breve los sueldos de empleados, plantel y cuerpo técnico, entre otras obligaciones?

Apuntamos a la brevedad que sea mediante los tres ingresos importantes que tiene el club como cuota societaria, pago de la televisión y documentos por venta que ya hicimos de jugadores. Claro que si esto sigue así seguramente habrá un alto riesgo de que haya una importante disminución de los ingresos. Esa cadena se irá cortando y afectará a la institución de poder asumir con los compromisos que regularmente cumple. Por eso es que tenemos que ir generando nuevas medidas internas y hacer varios replanteos como para hacer frente a los escenarios que se nos avecinan a corto plazo, puntualmente.

¿Diseñaron alguna logística puntual con el departamento de tesorería?

Mantenemos contacto de manera permanente, mientras seguimos monitoreando la situación en general. Incluso tenemos un canal de diálogo abierto con varios clubes para ir analizando los diversos escenarios e ir tomando medidas en conjunto. Lo más factible es que la próxima semana se realicen algunas teleconferencias como para ir acentuando los temas que están en la agenda de todos porque vemos que esta problemática viene para largo y hay compromisos que asumir.

¿Está garantizado el pago de las empresas que tienen los derechos televisivos de la Superliga, ya que la semana pasada varios directivos en off estaban preocupados porque perciben que en cualquier momento se cortará la cadena de pago?

Justamente esa es una de las grandes preocupaciones que hay en todos los clubes. En principio estaría garantizado percibir lo que corresponde al mes de marzo. Pero todavía resta sentarse con los dueños de las emisoras que tienen los derechos para que puedan afrontar lo que viene. Aunque ellos están en la misma situación que el resto del país. Por eso, todo está dentro de un marco de incertidumbre e imprevisibilidad por esta pandemia.

Pensar que de sentarse a charlar con las emisoras Fox y TNT para solicitar un incremento ahora lo harán para poder cobrar.

Y, es una situación compleja que nadie tenía en cuenta. No había un antecedente como el actual. Este virus nos obligará a cambiar las reglar del juego. Por eso, quienes tenemos la responsabilidad de conducción deberemos plasmar un criterio racional acorde al marco en que estamos. Hay que actuar con responsabilidad y priorizar a los que menos ganan para poder garantizar la subsistencia. Hay que ser solidarios en una crisis de gran magnitud como la que estamos padeciendo todos los países.

¿Eso quiere decir que la prioridad para Central será cumplir primero con los empleados de las sedes y luego con el plantel profesional?

No, todavía no me quiero meter en este terreno porque considero que falta mucho como para llegar a ese instante. Se tendría que dar un escenario muy malo o directamente que se caigan los fuertes ingresos que tenemos como cuotas societarias, derechos de televisión y pagos por las ventas de jugadores. Pero de lo que sí estoy convencido y seguro, es que ante una crisis debe primar el criterio de solidaridad con los que menos perciben y tienen.

¿Con la cuarentena en auge, a nivel interno cómo seguirá la vida de Central?

Como club priorizamos lo social y deportivo. Ya pusimos a disposición de las autoridades sanitarias las instalaciones de los predios y eso marca el fuerte compromiso que tenemos con la sociedad en sí. A eso le sumamos que la semana pasada cerramos las sedes e hicimos un cese de trabajo grupal en las áreas amateurs y profesional priorizando la salud ante todo. La atención a los socios se realiza de manera virtual con las herramientas digitales que tenemos a disposición. Estamos abriendo un canal de comunicación con la masa societaria para ayudarla en lo que podamos. En cuanto al funcionamiento de las inferiores, cada chico recibe a diario una rutina que es supervisada por el profe y entrenador. Mientras que la semana que viene buscaremos implementar mediante una videoconferencia un curso de capacitación para los que están en el área de juveniles. Y en el aspecto competitivo, el cuerpo técnico diseñó un plan de trabajo para que los jugadores pierdan la menor capacidad física posible ante esta cuarentena. Dentro de las posibilidades tratamos de que las áreas sigan funcionando. Estamos todos angustiados por la situación global, pero a la vez buscamos seguir avanzando y creciendo como club.

© 2019 RosarioMix.com - Todos los derechos reservados