fbpx
Diciembre 08, 2019

La racha de victorias hizo que Central respire otro aire

Noviembre 28, 2019 0

Tras el partido ante Estudiantes, en el que hubo olor a fin de ciclo, los triunfos frente a Godoy Cruz, River y Aldosivi pusieron al equipo en una situación de mayor tranquilidad.

Tres partidos cambiaron el semblante en Central. Nueve puntos que reposicionaron al equipo y lo pusieron en un lugar de mucha más tranquilidad. Godoy Cruz, River y Aldosivi. Dos goleadas y un batacazo. De ello se vale hoy el canalla para respirar un aire mucho más puro del que lo acompañó a lo largo de la Superliga y que incluyó hasta el posible alejamiento de Diego Cocca. Hoy, con este golpe de timón desde los resultados el panorama es otro, mucho más amigable por cierto.

   Hace algunas semanas desde estas páginas se hizo mención al viaje sin escalas que protagonizó Central desde aquel paupérrimo partido en La Plata frente a Estudiantes a la victoria frente a River en el Monumental. “La tormenta que trajo la calma”, fue el título de esa nota en la que ya resultaba sencillo dar cuenta de esa modificación en el estado de ánimo. Lo del pasado lunes en el Gigante implicó un salto de calidad y la ratificación del buen momento.

   Resaltar lo que vive Central por estos días tiene que ver las dificultades que encontró en todo ese proceso anterior para lograr regularidad con los resultados. Al menos una regularidad superadora. Porque el equipo fue regular durante muchas fechas, pero sin poder sumar de a tres, lo que marcó un estancamiento pronunciado, con siete encuentros sin triunfos. Y lo peor, a eso le siguieron dos derrotas (las únicas en el campeonato), que oscurecieron el panorama y pusieron en jaque la continuidad del entrenador. Por ese entonces el promedio hablaba de un partido desempate con Patronato (ambos con 1,127).

   Según Cocca, sus palabras sobre una posible salida tuvieron que ver con buscar una reacción en los futbolistas. Difícil establecer si ese fue el mejor antídoto contra la apatía futbolística. Lo cierto es que después de aquella frase picante en La Plata apareció la mejor versión del equipo.

   Lo demás ya es historia conocida. Sin haber podido resolver partidos en los que gozó de un trámite favorable, el equipo se despachó primero con una goleada contra Godoy Cruz, un rival contra el que no podría permitirse otro resultado que no fuera una victoria (después de esa fecha el canalla quedó dos puntos arriba del Patrón: 74 contra 72). Para Cocca fue más de lo mismo y lo único que cambió fue la eficacia a la hora de la definición. Lo cierto es que hubo un espaldarazo hacia el entrenador, pero sobre todas las cosas una levantada emocional. Por supuesto en lo que hace a decimales (77 para el canalla frente a 72 de Patronato).

   En la consideración de Cocca ese fue el punto de quiebre, pero en realidad el partido del clic pareció el de River. Porque convencimientos al margen, en la previa todos pensaron que se trataba de una historia con final amargo. Sin embargo el equipo respondió de buena forma desde lo táctico para sostener el cero en su arco y contó con una gran eficacia, a partir de la cual supo construir el triunfo.

   Con la presión de lograr el primer triunfo ante un rival directo, Central encaró el encuentro contra Aldosivi, donde hubo también respuesta. Otros tres puntos más de diferencia sobre el equipo paranaense, pero además obtención de la tercera victoria de manera consecutiva.

   No es un detalle menor que al equipo le cueste todavía soltar amarras desde lo futbolístico, que pueda pulir aún más su juego, pero, como es lógico, no generará un dolor de cabeza pronunciado mientras los resultados acompañen.

   Estas son las particularidades a las que suele hacerse mención cuando se pondera la imprevisibilidad que encierra el fútbol. Ejemplos sobran. Ese Central que intentaba de la misma forma que ahora pero al que no lo acompañaban los resultados saltó desde la incomodidad y la angustia a una instancia superadora.

   Tres partidos que cambiaron el panorama y pusieron a Central a observar todo desde otro ángulo, con una perspectiva de mayor tranquilidad. Sin perder de vista el único y gran objetivo del equipo, esta seguidilla de triunfos calmó lo ánimos después de un momento en el que parecía estar a punto de estallar.

© 2019 RosarioMix.com - Todos los derechos reservados