fbpx
Diciembre 08, 2019

Kudelka debe recuperar el juego del equipo para el choque ante River

Noviembre 28, 2019 0

El técnico del club del parque necesita que mejorar el funcionamiento y, también, un buen resultado en el Coloso. Es la manera de aflojar el momento de tensión.

Lo bueno del fútbol es que siempre entrega revanchas. Y las críticas que aparezcan tras una floja e inexpresiva presentación pueden desaparecer ante un buen resultado. Si el sábado lo consigue nada menos que ante River, en el Coloso, la mirada seguramente mutará notablemente. Todo lo contrario pasará ante un marcador adverso. Lo que siempre ocurre. Frank Kudelka y compañía lo saben y el fastidio que mostró el DT _en su peor momento_ el lunes en La Paternal viene de la mano con el rendimiento del equipo, el que perdió desde hace largas fechas. Porque este Newell's no se asemeja a aquel de las primeros siete fechas. Lo bueno o el detalle que puede entregarle algo de tranquilidad al mundo rojinegro es que abajo hay varios equipos que atraviesan por peores momentos. Pero es cierto que el DT llegó con la misión de sumar puntos para elevar el promedio y alejar a la lepra de cualquier situación de incomodidad con el descenso.

Hoy Newell's debe tener la mirada puesta en el millonario, en lo que será la despedida del equipo en el Parque al menos hasta el próximo año. El del sábado es el último juego de local, ya que después tendrá que visitar a Atlético Tucumán y a Independiente. Por ende, parecería impostergable un buen resultado en el Coloso Marcelo Bielsa como para aplacar los ánimos y elevar la confianza extraviada.

Pero el tema de discusión tras la caída frente a Argentinos se centró en Kudelka. En un fastidio entendible si se tiene en cuenta que habló en conferencia tras la derrota con el bicho, pero quizás un tanto exagerado al enojarse ante determinadas consultas. En todo esto hay ciertas lecturas a hacerse y tienen que ver con que el enojo reside en que Newell's no transmite la seguridad de otros momentos. Es un tanto previsible y perdió poder de fuego. Tan es así que en las últimas cuatro presentaciones sólo marcó dos goles en el triunfo frente a Defensa y Justicia, pero no convirtió en las tres derrotas ante Gimnasia, Talleres y Argentinos Juniors. Una cuestión que intenta resolver el entrenador buscando variantes en la ofensiva. Claro, tampoco la única responsabilidad es de los delanteros, porque si no hay generación de juego y no son alimentados para que puedan vulnerar al arquero rival, nada —o poco— pueden hacer.

El quid de la cuestión en todo esto y el inconformismo que mostró una vez más Kudelka reside en que en esta etapa de la Superliga no le encuentra la vuelta al equipo. Por eso fueron mutando nombres y probó diferentes apellidos con el fin de recuperar la sintonía fina.

Lo que más llamó la atención y que sorprendió es que el entrenador esta no vez no fue tan autocrítico como sí lo fue casi a lo largo de su estadía en el rojinegro. Incluso con resultados positivos siempre bajaba los halagos, pero seguramente el traspié en La Paternal lo sacudió y fastidió de tal forma que trasladó el problema hacia un sector donde no está. Porque el déficit lo tiene en el equipo, que hace tiempo no funciona como las primeras fechas.

Que Newell's necesita elevar el rendimiento y, sobre todo, conseguir resultados es una verdad insoslayable. Que no luce como en otros momentos también es cierto, pero a la vez los números indican que está décimo e ingresando a la Copa Sudamericana. Y que por el momento está fuera de la zona roja del descenso.

Ni tan bien ni tan mal, por ahí circula la cuestión. Kudelka, que transita por primera vez un momento de cierta complejidad y debe hacerse cargo, debe parar la pelota, tranquilizarse y encaminar a la tropa para sumar puntos en este trayecto hacia fin de año para en 2020 barajar y dar de nuevo. Y no ingresar en un caos que detone en una situación de incertidumbre en el final de la primera parte de la temporada.

 

Una queja sin demasiado sentido

El enojo que manifestó el DT el lunes le hizo recordar la “ventaja” que tiene el millonario por tener algo más de descanso, cuando en realidad Newell’s tuvo 15 días desde Defensa al juego con Argentinos. “Ibamos a jugar el sábado porque River tenía Copa Argentina la semana que viene. Y ahora, que pasó lo que pasó y River no jugará la semana que viene, igualmente no lo pasan. Llegaremos con menos descanso. Pero River tiene más poder que nosotros”, disparó. Lo de poder es cierto, lo del descanso no.

© 2019 RosarioMix.com - Todos los derechos reservados