fbpx
Febrero 18, 2019

El banderazo fue la fiesta de siempre, un carnaval en rojo y negro

Febrero 08, 2019

Miles de hinchas leprosos saludaron al plantel en la previa del clásico. Hubo fuegos artificales y una minipráctica.

Con la emoción a flor de piel. Como corresponde a una previa de una fiesta del fútbol. Así saludaron los hinchas a sus jugadores en el tradicional banderazo en el estadio, como en cada antesala de clásico ante el rival de toda la vida. Con fuegos de artificio, con cánticos, con emoción y sobre todo con energía, esa que intentan transmitirle a cada uno de los jugadores que saltarán a la cancha para enfrentar a Rosario Central. Y ahí nomás, todos ellos, tratando de absorber esa entrega.
Entusiasmados con el presente del equipo, de notoria mejora desde la asunción de Héctor Bidoglio como DT, los leprosos dejaron ver las expectativas de conseguir una victoria este domingo, tras varios clásicos esquivos (de los últimos 11 ganó uno). Fue un carnaval de negro y rojo. Con el cielo del Parque Independencia iluminado como en las mejores noches.
Desde temprano los hinchas fueron ocupando las plateas bajas y la popular. Poco a poco se habilitaron las bandejas. Y pese a que quedaron claros importantes, la gente se hizo sentir. Cuando el plantel piso el césped del Marcelo Bielsa, cerca de las 20, se desató la fiesta.
Los fuegos artificiales le pusieron color al banderazo rojinegro, previo al clásico del domingo.
Los fuegos artificiales le pusieron color al banderazo rojinegro, previo al clásico del domingo.
Los fuegos artificiales le pusieron color al banderazo rojinegro, previo al clásico del domingo.
Los fuegos artificiales le pusieron color al banderazo rojinegro, previo al clásico del domingo.
A diferencia de otros banderazos hubo una mini práctica a la vista de los fanáticos, que llegaron solos pero también en familia, con fútboltenis incluido. Minutos después se apagaron las luces del estadio y la postal se forjó con los fuegos de artificios y las linternas de los celulares. Contemplado el espectáculo de un lado y del otro, con los jugadores parados enfrente de la popular, fue culminando el banderazo. De a poco los futbolistas se fueron retirando y sonó la infaltable ovación a Maxi Rodríguez, el máximo ídolo. La esperanza leprosa está intacta. Y la ilusión de ganar es enorme.
© 2019 RosarioMix.com Todos los Derechos Reservados