Relatos de domingos: nueva normalidad

Preparándome para la nueva normalidad, debería llamarse este soliloquio.

Desde pequeño me han inculcado que ser normal estaba bien, era lo lógico, lo “aceptado” socialmente, lo esperado o esperable. Ahora, de grande, me explican (al menos eso quieren hacer, y si me niego me lo van a imponer con un Decreto, así que para qué resistirse en definitiva…) que hay una “nueva normalidad” que nos espera en la Fase 5 del Covid 19.

Pequeño paréntesis, espero que no sean 19 fases, tal cual el nombre del virus pandémico, si va a ser así, vayan anotándome cero al as nomás….

Prosiguiendo, la nueva normalidad, si mal no interpreto, es anormal con respecto a lo que conocíamos como normalidad preexistente (por eso es nueva) y también a la normalidad actual, la de la Fase 4. O sea, en definitiva, no tiene nada de normal.

Para ser más claro y graficar lo expuesto, según el Gobierno la Nueva Normalidad sería la versión del Increíble Hulk de “Avengers: Endgame”, vestido, inteligente y tranquilo pero grandote y verde como cuando se enoja… algo no cierra.

Con este nombre de Fase ocurre lo mismo. La normalidad no vuelve, que se entienda.

Por ser demasiado normales tenemos éste problemita en todo el planeta.

Sugiero cambiarle el nombre al de “Anormalidad con ventajitas” o “Vamos viendo que onda”, por dar solamente dos ejemplos.

Parte de esa nueva normalidad es que volvió el fútbol en varios países de Europa, pero específicamente Alemania. No pueden festejar efusivamente (solo con los codos), no pueden escupir (deben pedir una bacinica),  no se bañan después del partido en los vestuarios comunitarios (a bancarse el “chivo” en el auto hasta llegar a casa) y, como remate, tienen figuras de cartón simulando público en las tribunas. Todo lo anterior está bien, ¿pero era imprecindible esto último?. Imagino un partido con mucha lluvia y como de a poco las figuras se van convirtiendo en el payaso IT para culminar como los relojes derretidos de Dalí, sin mencionar el olor a perro mojado que va a quedar en ese estadio. Innecesario.

Gracias a Dios, o vaya a saber que eminencia cuántica (ahora que lo pienso, al Papa Gregorio XIII), éste año fue bisiesto (todavía adeudo una siesta), porque sino el pasado martes hubiera sido número 13 y se hubiera llevado a cabo una de las predicciones de Nos Trasladamus (ahora atendido por sus nuevo dueños… malo pero artesanal) y se combinaba con el Covid 19, haciendo desaparecer con el chasquido de un dedo el planeta. Pegó en el palo y salió.

Más allá de que falta muy poco para el 25 de Mayo, una fecha Patria muy significativa, una noticia leída ésta semana me llenó de emoción el corazón.

(www.pagina12.com.ar/266014-lagartos-argentinos-invaden-zonas-de-estados-unidos-y-causan).

La gesta patriótica iniciada por Hipólito Bouchard, corsario francés de nacimiento y argentino por adopción, que supo ondear la insignia patria por 5 días en California, no cayó en saco roto.

De a poco retomamos la conquista de Estados Unidos, de manera muy camuflada y subrepticiamente, con pequeños enviados del reino animal como adalides de los derechos criollos, alterando su ecosistema hasta sumirlos en el caos.

Primero les enviamos la hormiga colorada, para derruirlos desde sus mismísimos cimientos.

Más tarde el coipo (especie de nutria autóctona) cuyo master plan era generar inundaciones en diferentes puntos del gran país del norte.

Ahora, el tercer ejemplar es el Tegu argentino blanco y negro, ¡ni más ni menos que el lagarto overo!, con comentarios de los sorprendidos yankees como “comen cualquier cosa” (¿Qué esperaban?, si vienen del país de la ley del más fuerte).

El plan maestro, urdido de manera magistral a imagen y semejanza de los Cuatro Jinetes del Apocalípsis, finaliza cuando les enviemos al cuarto jinete: los loros barranqueros.

Su misión, apoteótica y colosal, será dominar todas las latitudes americanas, erradicar al águila calva del planeta y, por último, el súmmum: reemplazar su poderosa y envidiable figura en el dólar. Ese día y solo ese día dejaremos de sufrir ante cada movimiento del verde billete, y la taba se dará vuelta. Será buscado infructuosamente por los estadounidenses el peso green a cualquier precio y Argentina valdrá su peso en loro, tal es mi veredicto.

Etiquetas

Quienes somos

ROSARIOMIX es un medio web, con miles visitas diarias se perfila a ser el Portal Rosarino Diferente, con información dinámica y divertida para sus miles de lectores que diariamente confían en este medio independiente. Llevamos más de 10 años online.

CONTACTO
Mail: [email protected] 
Whatsapp: wa.me/543416913577
Rosario, Argentina

Clima

Newsletter

Unite a nuestro newsletter