banner actis iloveimg compressed

Central no pudo ganar ninguno de los partidos de Superliga en los que marcó primero

La ventaja de la que no se saca ventaja. En dos le empataron y al otro lo perdió

Estamos haciendo lo mas difícil en el fútbol, que es ponernos en ventaja, pero después no podemos mantenerla". La frase de Fernando Zampedri sonó fuerte ni bien había terminado el parido en San Juan ante San Martín y la replicó algunos días después en conferencia de prensa. Pero no sólo eso, sino que pinta de cuerpo entero uno de los tantos inconvenientes con los que se está topando Central en este frágil tránsito por la Superliga. Es que hay un escenario diferente que se presenta en Copa Argentina, en la que las dos veces que jugó se puso en ventaja y terminó ganando (ver aparte). Los números son concretos: en los cinco partidos disputados en el torneo local, el canalla se puso en ventaja en tres de ellos, pero en dos ocasiones terminó empatando y en el otro le dieron vuelta el resultado.

Si hay algo que ocurre una vez puede ser producto de los avatares del juego, de la fortuna (o mala fortuna). Si sucede dos veces los indicadores ya serían más opulentos. Si en tres ocasiones sucede lo mismo seguramente ya es algo para prestarle atención. Y a Central le sucedió eso.

Suele decirse, como bien razonó Zampedri, que lo más complejo es abrir un partido, es lo más complicado. En ese terreno el equipo de Montero ha sabido moverse como pez en el agua. Pero después llegaron los padecimientos. Alcanza con repasar los partidos en los que se le presentó ese cuadro: contra Colón abrió el marcador y a los pocos minutos se lo empataron; frente a Temperley se fue al descanso con el resultado a favor y en el complemento no pudo mantenerlo y el último partido, en San Juan, también se puso arriba en el marcador y terminó con una historia adversa, en este caso mucho más compleja porque la cosa tuvo la derrota como desenlace.

El indicador más fuerte es que un problema existe en Central. Y que seguramente va un poco más allá de lo que es no saber o no poder mantener una ventaja. La falta de triunfos en la Superliga habla por sí sola, lo que no deja de ser una consecuencia. Es que de haber logrado ya una mayor consistencia en el juego, el equipo difícilmente estaría atravesando esta mala racha de partidos sin triunfos.

De mantenerse, esta chance de poder abrir los partidos a la larga le va a tender una mano al equipo. Se entiende que tarde o temprano podrá hacer usufructo de ello. Lo que sí está claro es que más allá de cuestiones de fondo, a este Central le está faltando no sólo solvencia en el juego, sino la cuota de inteligencia necesaria como para una vez sorteado ese escollo de abrir el marcador poder sostener las riendas del partido.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses

banner digitalsport